Investigadores del Instituto de Apoyo al Quemado en el estado brasileño de Ceará, están usando la piel de la tilapia para tratar las quemaduras de segundo y tercer grado. Con ella se cubren las heridas sustituyendo a los tradicionales vendajes. El motivo es que se adhiere mejor a la carne humana evitando la posible deshidratación del paciente.

En otros países ya se usaba piel artificial o de animales como el cerdo, pero esta es la primera vez que se emplea la de un animal marino. Según los doctores, la de los peces tiene menos posibilidades de contagiar alguna enfermedad al paciente.

La piel de este pez es sometida a un minucioso proceso de preparación, en el que se le quitan las escamas, el tejido muscular y las toxinas que contenga. Luego, se estira y se corta en tiras de 10 por 20 centímetros. Según los especialistas, contiene una proteína llamada colágeno tipo 1 y tiene un grado de humedad que ayudan a que las heridas cicatricen mejor y más rápido.