Ciudad de México, 18 de abril de 2016.- Vicente Fernández ofreció el último concierto de su carrera este sábado en el Estadio Azteca.

A las 21:28 horas dio inicio el espectáculo frente a 85 mil espectadores, el cual duró casi 4 horas. El cantante vestía un traje de charro con una pistola en la chaparrera. El escenario estaba conformado por tres pantallas gigantes y un águila gigante en la parte más alta de la estructura.

Durante el concierto interpretó sus más famosas canciones como “No me sé rajar”, “Que te vaya bonito” y “Estos celos”, mientras en las pantallas se proyectaban imágenes de sus películas.

Su hijo Alejandro Fernández apareció de sorpresa para cantar con su padre algunas canciones y prometiéndole que “jamás dejará morir la música mexicana”. Vicente también ofreció un homenaje a Joan Sebastian, e incluso se dirigió a Donald Trump diciendo que “él defenderá a su tierra de la discriminación”.

Minutos antes de terminar el concierto, el mariachi tocó “Las Golondrinas” y Vicente lanzó el moño de su traje al público.

“Muchísimas gracias, queridos amigos. El dinero es tan vulgar y tan corriente que gracias a Dios y a todos ustedes hasta un ignorante como yo ha logrado tener una vida”, dijo el cantante antes de retirarse por última vez del escenario.